¡Lo más vendido!

Promociones especiales

PayPal

fuentes RSS

Diagnosticar tu piel. ¿Qué jabón debería utilizar?

Diagnosticar tu piel. ¿Qué jabón debería utilizar?

DIAGNOSTICAR TU PIEL. ¿QUÉ JABÓN DEBERÍA UTILIZAR?

 

            El primer paso para una piel cuidada, es conocerla. De ese modo, podrás ofrecerle productos adaptados a sus necesidades. Por regla general, se clasifica la piel en cinco grupos: sensible, seca, normal, mixta o grasa, aunque en la práctica, encontrar una piel "normal" es casi imposible, ya que debería ser una piel luminosa, sin poros abiertos, ni rojeces ni ninguna de esas imperfecciones que nos vemos en el espejo todos los días.

           

            Aparte de esta clasificación anterior, encontramos también pieles acnéicas, maduras o reactivas, y una misma piel puede pertenecer a varios grupos, por ejemplo, no todas las pieles acnéicas tienen que ser grasas, podemos tener una piel acnéica a causa de un desequilibrio hormonal, por ejemplo, y tenerla totalmente deshidratada. Tendemos a asociar hidratación con grasa, y eso no es así: la hidratación es la cantidad de agua que tu piel retiene, no la grasa!. Para colmo, las pieles cambian con el paso de los años, con las estaciones, cuando nos enfermamos, etc y por supuesto, podemos tener la piel del rostro grasa y unas piernas secas como un esparto, o tener piel seca en unas zonas de la cara y en otras, grasa. Visto así, no parece tan sencillo, ¿verdad?. Vamos a dar unas pautas para que puedas reconocer tu tipo de piel.

 

            Pieles maduras: independientemente de si es seca, normal, mixta o grasa, este tipo de pieles precisan una serie de principios activos adicionales, que se pierden con la edad de manera natural. Suelen ser pieles tendentes a la sequedad, por lo que a la hora de escoger un jabón para ellas, lo ideal es encontrar uno que proporcione una hidratación adecuada. El jabón de leche de burra contiene retinol, que estimula la producción de colágeno, que es el encargado de la formación estructural de la piel y nos ayuda con el tema de las arruguitas y la flaccidez facial. Otro recomendado es el jabón de perejil, dado que por su capacidad de sintetizar el colágeno es un excelente aliado antienvejecimiento.

 

            Pieles con manchas: las manchas pueden ser de diferente origen, aunque normalmente son producidas por el sol o las propias hormonas. Escoge un jabón con aceite de rosa mosqueta más sencillo, o nuestro ya mencionado jabón de perejil, con propiedades despigmentantes.. Otra opción son los jabones con chocolate. Sí, el cacao es un excelente despigmentante, y buen antiestrías, y buen antiedad...excepto para conservar la línea... puedes complementar aplicándote sobre las manchas un poco de aceite de rosa mosqueta o nuestro fluido facial despigmentante, pero sólo por la noche, porque paradójicamente, aquellos productos que sirven para eliminar manchas, son fotosensibles si te expones a la luz del sol.

 

            Pieles secas: suelen ser pieles opacas, quebradizas, ásperas, y suelen presentar un envejecimiento prematuro, con arrugas y descamaciones. Para ellas, los jabones con aceites más grasos o aditivos específicos: de argán y seda, rosa mosqueta, karité, cacao...    

 

            Pieles grasas: poros dilatados, granitos o puntos negros, sobre todo en la zona de la nariz, brillos y tacto aceitoso. Jabones como el de romero pueden irle muy bien; también el de carbón activado o el de arcillas y árbol del té, en caso de que la piel sea muy grasa.

 

            Pieles mixtas: suelen ser pieles más bien desequilibradas, con grasa en la zona T, donde hay más glándulas sebáceas y con zonas secas. Es un error tratar una piel mixta como si fuera grasa, ya que podemos agravar el problema. Una piel mixta precisa de jabones con aceites y aditivos encaminados a devolverle la armonía a la piel, como puedan ser los jabones de aloe, fresas, lavanda, o cerveza .

 

            Pieles sensibles: para ellas, lo más suave de todo, dado a su alto nivel de reactividad, lo mejor es proporcionarles una higiene libre de colorantes y de aromas añadidos (aunque sean de aceites esenciales). Recomiendo encarecidamente los elaborados con aceite de bayas de laurel ( más conocidos como jabones de Alepo)  o los de caléndula y manzanilla.

 

            Mención especial merecen las pieles acnéicas: solemos confundir una piel acnéica con una piel grasa, y como dijimos anteriormente, no siempre es así. Lo que es indispensable siempre  es proporcionarles una desinfección adecuada, para evitar que un solo granito pase a expandirse por toda la cara, por lo que necesitamos un jabón con propiedades bactericidas.

  •          Piel acnéica y grasa: un jabón bactericida que además absorba el exceso de grasa. Ideal el carbón, o el de arcillas con árbol del té, para eliminar el exceso de sebo, que además contienen aceite esencial de árbol del té, que ayudará a regular la producción de grasa de las glándulas sebáceas.
  •          Piel acnéica y seca: en este caso, debemos proporcionarle un jabón con propiedades bactericidas pero que no reseque la piel, como el de miel y propóleo (ideal también para la higiene íntima!)
  •          Piel acnéica y mixta: un jabón de romero será perfecto para este tipo de pieles. También se beneficiará de un jabón de avena.
  •          Piel acnéica y sensible: para estas pieles tan especiales, recomendamos de nuevo el jabón de Alepo; tiene propiedades bactericidas y es muy suave.

 

            En Amalur Nature estamos a tu disposición si quieres que te recomendemos un jabón acorde a tu tipo de piel o a una necesidad específica. Recuerda que tus preguntas no molestan. Puedes consultarnos en el correo amalur@amalurnature.es

 

 

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code